Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down

-

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Al hacer clic en "aceptar" está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de privacidad. Saber más

Acepto
Identificarse Registrar

Introduce tus datos de acceso

Nombre de usuario
Contraseña
Recordar mis datos

Crea una cuenta

Al registrarse en eProform, el/a usuario/a acepta nuestra Política de Privacidad
Nombre
Nombre de usuario
Contraseña
Verifica contraseña
Email
Verifica email

La importancia de las asociaciones de empresarias

El próximo día 8 de marzo se celebra el día Internacional de la mujer, que conmemora la lucha por su participación en la sociedad en las mismas condiciones que el hombre. Si echamos una mirada a la historia, la participación activa de las mujeres en la Revolución Francesa, les hace tomar conciencia de su situación, reivindicando su derecho a la ciudadanía aunque los revolucionarios no accedieran nunca a sus peticiones. Las mujeres comienzan más o menos a organizarse para luchar por sus derechos en el siglo XIX, guiadas por la necesidad de derribar las barreras sociales y legales que la discriminaban. De esta manera reclamaron su libertad como personas y su derecho al voto. Las reivindicaciones en el plano laboral, por un trabajo digno se convirtieron en una lucha importante. No se trataba solamente de tener acceso al empleo, ya que muchas mujeres llevaban trabajando muchos años, sino de la exigencia de condiciones salariales más justas y de la mejora de sus condiciones de trabajo. En nuestro país, la República Española y la Constitución de 1931 representaron la primera oportunidad de equiparar los derechos de hombres y mujeres, gracias a sus principios democráticos y laicos, como el reconocimiento que todos los españoles y españolas podían acceder a los mismos puestos de trabajos y cargos públicos, aunque con la llegada del franquismo se pierden todos estos derechos de un plumazo. Nada de esto hubiera sido posible sin la lucha y la asociación de las mujeres para reivindicar la igualdad real y efectiva en todos los ámbitos.

De esta manera, tal legado de lucha feminista, nos transmite que el asociacionismo, y más en el caso de las mujeres, siempre es positivo, sea del tipo que sea.

En cuanto a las organizaciones de empresarias, surgen para proporcionar soluciones a los principales obstáculos que tienen, como el acceso a financiación, el acceso a los mercados, a disponer de información para los temas empresariales, e influencia en órganos de poder empresarial, entre otros. El impacto económico de las mujeres empresarias se ha ignorado durante mucho tiempo, porque individualmente sus empresas son pequeñas, pero sin embargo su impacto global sobre la economía es muy significativo.

Uniendo fuerzas, se puede estimular la presencia de las mujeres en ámbitos empresariales  donde no hay participación femenina, y se puedan debatir temas empresariales que les afecten, impulsar la igualdad de oportunidades en el mundo empresarial, fomentando el reciclaje, la formación continua y la innovación tecnológica.

El asociacionismo, en definitiva, hace que los problemas que tiene la empresa se vean desde otra perspectiva.

Pertenecer a una asociación empresarial aporta a las mujeres, la promoción comercial de sus negocios, la defensa efectiva de sus intereses, el networking o creación de una red contactos profesionales. De ahí, la importancia para la mujer empresaria de crear redes y compartir sus experiencias, como medio para conquistar el empoderamiento empresarial y aprovechar las ventajas de la aportación de las nuevas tecnologías y redes sociales.

Por estos motivos se hace necesario, la puesta en marcha de estructuras permanentes de información, actualización de conocimientos, asistencia técnica, asesoramiento personalizado y difusión de experiencias, ya que junto a la formación, son aspectos fundamentales para la creación y consolidación de la actividad empresarial, al aumentar la confianza e incrementar las posibilidades futuras de éxito.

La firma de convenios con entidades financieras desde las asociaciones empresariales para obtener beneficios, hace que sea más fácil el acceso a financiación, y origina que se impulsen nuevas actitudes de los bancos respecto a la creación de empresas por parte de las mujeres.

Como conclusión, se puede afirmar, que es indispensable la promoción y el fomento del movimiento asociativo de empresarias, para alcanzar el desarrollo del tejido empresarial, ya que todos los logros laborales en materia de igualdad, siempre se han conseguido con la unión y presión de grupos de mujeres.


 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

.