Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down
kantrium.com | E-Norway.ru | HELFI.ru | MySuomi.com

Banner principal

¿Para cuándo recuperaremos el empleo previo a la crisis? La OIT analiza a España.

Publicado también en Politólogo en red

La pregunta que nos hacemos la mayoría de los españoles -por lo menos, la que yo me hago constantemente cada vez que analizo el mercado laboral- es si alguna vez volveremos a tener datos de desempleo como los que enarbolábamos antes de la crisis. Con más de un 20% de paro, esta cuestión se torna en un deseo lleno de incertidumbre.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha predicho en su último informe que nuestro país tiene un reto importante en el ámbito del empleo: “que nuestro país tiene un reto importante -eso sí, a largo plazo- en el ámbito del empleo: no volveremos a cifras de paro pre-crisis hasta 2023”. Eso supondría unos 9 años más y no hay cuerpo que lo soporte.

Pero, en esos 9 años, ¿no es posible que emerjan nuevas recesiones? El planteamiento de la OIT presupone un crecimiento económico, aunque lento, que también conllevaría un empujón en la creación de empleo. Pero, ¿será ese el escenario probable? ¿No deberemos afrontar otras “recesiones cíclicas del sistema” con todas sus negativas consecuencias?

El director general de la OIT, Guy Ryder, ha señalado en la presentación del informe empleo que: "una recuperación (económica) completa tomará incluso más tiempo, ya que se calcula que 200.000 personas se incorporarán a la población activa a lo largo de este periodo (2014-2023)”. A los desempleados que ya están en el mercado laboral se le han de sumar los que, poco a poco, se van incorporando como demandantes de su primer empleo. Vemos así cómo generaciones de personas se solapan en un espacio cada vez más reducido en el que no abundan las ofertas de trabajo.

La OIT también señala algo que no debemos olvidar nunca: desde que estalló la crisis, en España “se perdieron más de 4,5 millones de empleos, uno de cada seis empleos existentes en 2007 y más del 60% de las personas que buscan trabajo llevan desempleadas más de un año y el 42% más de dos años”.

La dependencia excesiva del ladrillo provocó que nuestra economía se derrumbara cual castillo de naipes, máxime cuando nuestras estructuras productivas y políticas se han mostrado incapaces de frenar el desastre. Con cifras de desempleo récord en Europa, no podemos supeditar nuestro avance económico a que surjan burbujas efímeras que nos hagan caer en la euforia y el desenfreno, en el endeudamiento constante para acceder al consumo a pesar de la pérdida del poder adquisitivo por efecto de la bajada de salarios. De esos polvos, estos lodos.

La OIT advierte, como es lógico, del incremento de la pobreza, aspecto que ya diseccioné en su día. La situación de urgencia que viven muchas familias no sólo lastra el crecimiento económico, sino que es un problema social que no podemos soslayar. Por tanto, el organismo internacional urge a las autoridades públicas a reaccionar: "Es necesario brindar asistencia social a las familias que no tienen derecho a participar en los programas de ayuda al desempleo o no pueden encontrar un trabajo antes de agotar las prestaciones por desempleo".

Si la prestación contributiva por desempleo tiene una duración máxima de dos años, mucha gente se ha quedado fuera de una cobertura tan necesaria en estos tiempos. Aunque es cierto que existen diversos subsidios por desempleo, la cuantía es tan baja que seguimos teniendo el mismo problema de exclusión social al que aludíamos. Es importante, así subraya el informe, resaltar la importancia de las políticas activas de empleo, encaminadas a dotar a los trabajadores de nuevas competencias profesionales que incrementen su empleabilidad.

Sígueme en Twitter: @Hecjer