Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down
kantrium.com | E-Norway.ru | HELFI.ru | MySuomi.com

Banner principal

De la superwoman, a la vuelta a casa por desempleo y la nueva domesticidad (hazlo tú misma)

Publicado también en Equidaem.

Superwoman es un estereotipo que nace en los años 90 para representar a una mujer con una “vida profesional, doméstica, sexual y social", donde todo lo hace bien. Pero este rol de mujer ideal, que integra a la perfección el rol profesional y de cuidadora (madre-esposa) no existe. Las mujeres pagan con su salud, a base de ansiedad , depresión y estrés, este etiqueta que ha impuesto la sociedad contra la mujer, para que cuiden a sus hijos e hijas, de la casa, que trabajen y todo esto sin dejar de estar estupendas.

Según Silvia Federici “El acceso a un salario no ha liberado a las mujeres de las labores no remuneradas ni ha cambiado las condiciones de su “lugar de trabajo” para permitirnos cuidar de nuestras familias ni permitir a los hombres compartir las tareas del hogar. Aquellas que tienen empleo actualmente trabajan más que nunca.

Por otro lado, con la crisis económica muchas mujeres han vuelto al hogar, al quedarse sin empleo y en la medida que se han recortado servicios básicos necesarios como educación, sanidad, y las prestaciones de la ley de dependencia, los cuidados tan necesarios como invisibles, acaban recayendo en las mujeres.

A la incertidumbre por volver a encontrar un empleo como la ansiedad del empobrecimiento de las maltrechas economías, se les exige centrarse en su papel de cuidadoras, en lugar de hacerlo en la búsqueda de empleo o formarse para un mercado laboral cada día más competitivo. Con políticas sociales, económicas y reproductivas como las actuales, y tan descaradamente ofensivas, el coste social y monetario de la crisis revierte en ellas.

Pero ante este situación laboral que envía a las mujeres al ámbito doméstico, existen muchas que han optado por reinventarse al margen del sistema de empleo tradicional, y algunas ante trabajos precarios y descontentas con el sistema económico han optado por la vuelta al hogar, en un movimiento que se ha llamado la nueva domesticidad, bajo el lema “hazlo tu misma”. Crianza natural, comida artesanal, cultivar un huerto, papillas orgánicas, tricotar todo tipo de ropa, parto en casa, educación en casa, escribir blogs sobre estos temas, todo un “activismo anticonsumo”.

Según Emily Matchar, autora del libro “Retorno al hogar: porqué las mujeres abrazan la nueva domesticidad”, hace un análisis minucioso del estilo de vida que abrazan por el descontento con el ambiente laboral que dejan atrás, un “estilo de vida slow, autosustentable que gira alrededor de la casa”. Matchar, al empezar a escribir el libro, se encontró con “burguesas trabadas en una lucha con la vida moderna; universitarias recién egresadas y desempleadas que aprendían a tejer porque no hallaban satisfacción en el trabajo temporal; mujeres que, al concluir sus brevísimas licencias de maternidad y enterarse, ‘casualmente’, de la crianza con apego, renunciaron a empleos que, en todo caso, les resultaban ambivalentes”.

Las defensoras de este estilo de vida lo presentan como vuelta a la vida sana y natural y proliferan los blogs de esta temática, en España hay multitud de ellos, que cuenta al detalle como hacen un perfecto pastel con fresas recién cogidas de su huerto, como reutilizar la ropa de sus hijos, o como decorar su casa con bajo precio.

Para Matchar la nueva domesticidad “conlleva grandes implicaciones para la igualdad de géneros pues, si bien la nueva domesticidad representa el deseo de vivir de una manera más sustentable y auténtica, tendencia por demás loable y valiosa, la vuelta al hogar refuerza también los tradicionales roles de género aun cuando las involucradas afirmen que sólo siguen los dictados del corazón”. También afirma que Etsy, mercado de productos artesanales, está creciendo vertiginosamente, y que hasta el ritmo de las productoras más afortunadas se convierte en frenético, poniendo de ejemplo, como una ex-abogada Texana teje trece horas diarias en una sala de estar.

Para muchas esta nueva domesticidad es vista como un retroceso para los avances feministas, para otras es una opción vital por el descontento con el mercado laboral actual, y una cruzada contra el consumismo.

Fuentes consultadas

-          El surgimiento de la hipster industriosa. Newsweek en español

-          Manual de género. El poder de la imagen