Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down
kantrium.com | E-Norway.ru | HELFI.ru | MySuomi.com

Banner principal

Descubre tu talento

El talento es una aptitud o conjunto de aptitudes o destrezas (innatas o aprendidas) sobresalientes de un individuo con respecto de un grupo para realizar una tarea determinada de forma exitosa. Lo que caracteriza el talento innato es que la persona podrá no ejercer nunca, o con poca frecuencia esa habilidad en la que destaca y retomarla exitosamente en cualquier momento. Sin embargo, el talento aprendido requiere de una práctica constante para mantenerlo en el tiempo.

Pongamos un ejemplo; yo puedo tener un talento innato para escribir, y descubrirlo con 40 años o retomarlo porque lo dejé en un determinado momento y continuar destacando en el mismo pasados los años. Sin embargo, yo puedo querer escribir y aprender técnicas que me hagan destacar, pero necesitaré de la práctica continua para mantenerlo en el tiempo. Podemos decir, que un talento innato es la habilidad para hacer “sin suponer una esfuerzo” algo notable por encima del resto, mientras que un talento aprendido se basa en la predisposición para aprender algo que, con constancia puede desarrollarse y perfeccionarse con la práctica.

Identificar nuestro talento es fundamental para nuestro bienestar emocional y para ello debemos de considerar varias premisas:

-          Lo más óptimo es identificar que cosas no nos gustan, pues está claro que un talento parte de algo con lo que disfrutas realizando. Por lo tanto, ir descartando aquello que no nos gusta, puede facilitarnos la tarea y acercarnos a nuestra vocación.

-          Una vez que aparece un atisbo, por insignificante que sea, es necesario indagar en ello y no rendirnos ante los obstáculos que aparezcan en la búsqueda del sentido de esa evidencia detectada, pues si sigue explorando, acabará saliendo.

-          Una vez identificado, hay que trabajar el miedo al fracaso que nos supone enfrentarnos a realizar aquello que, aunque nos apasione, nos genera vértigo.

-          Finalmente hay que practicar una y otra vez la destreza sobresaliente para perfeccionarla, ya que si disfrutamos con ello ¿por qué no demostrarlo haciendo uso de él?

Estas tareas parecen sencillas, pero no son. Pues no todos los talentos son evidentes y muchas veces tardan en ser descubiertos. Aun así, parto del convencimiento de que absolutamente todo el mundo tiene una misión en la vida que va necesariamente unida a un talento por descubrir y potenciar. Y no hace falta ser un compositor de éxito ni un pintor de cuadros de moda, hay actividades cotidianas como la capacidad de escucha a los demás que puede hacernos ser los mejores mediadores del sector.

Y cuando llega ese momento en el que has sido capaz de descubrir aquello que te hace disfrutar con su práctica, lo sabrás porque te sentirás especial, evidenciarás los resultados de tu trabajo y sabrás que has encontrado tu lugar.


Perfil Ana Palazón