Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down
kantrium.com | E-Norway.ru | HELFI.ru | MySuomi.com

Banner principal

¿Solos o en equipo?

Cuando nombramos la expresión “trabajo en equipo” parece que simplemente nos referimos a un tipo de acción determinada, sin embargo muchos lo catalogan como una capacidad. La realidad es que la posibilidad de realizar una tarea en equipo, no quiere decir que la persona implicada esté predispuesta a desempeñar esta función correctamente con esta modalidad de trabajo, es entonces cuando la posibilidad de trabajar en equipo y de hacerlo además sacándole partido, se convierte en una capacidad para aquellos que están predispuestos a hacerlo y que se sienten cómodos con la suma de las partes hacia un resultado común.

El trabajo en equipo  implica un grupo de personas, especializadas en áreas complementarias, trabajando de manera coordinada en la ejecución de un proyecto, respondiendo de forma conjunta hacia los resultados. Todo esto implica una serie de actitudes en los participantes, que son las que unidas, definen la propia capacidad de trabajar en equipo. Algunos de los rasgos que posee una persona predispuesta a esta modalidad de trabajo pueden ser:

-          Espíritu de equipo, dejando a tras el individualismo anteponiendo el interés del equipo y confiando en el proyecto común.

-          Dispuesto a colaborar y a ayudar a sus compañeros, detectando las posibles necesidades de los mismos, con capacidad de escucha y respeto por las aportaciones de los demás.

-          Equilibrado en el carácter, contribuyendo a crear un buen clima de trabajo sin generar conflictos tóxicos.

-          Aceptación de las obligaciones y responsabilidades que implica su cometido dentro del grupo.

-          Búsqueda constante de mejora en el desempeño de la actividad común.

Las ventajas de aplicar esta forma de trabajo son múltiples, siempre que se desarrolle con personas que compartan gran parte de los principios mencionados anteriormente. Si imponemos esta forma de trabajo a aquellas personas que no son capaces de llevarlo a cabo, puede convertirse en algo contraproducente, generando actitudes negativas como aislamiento en el grupo, mala gestión de tiempo, responsabilidad ambigua que queda diluida en el grupo…

Son muchas las empresas que basan sus resultados en el esfuerzo combinado de cada individuo, aprovechando las sinergias que se producen entre profesionales especializados en diversas áreas, que unidos entre sí pueden enriquecer grandes proyectos, con la concepción de que “ninguno es tan bueno como todos juntos” y que hay que apostar por enriquecer cada día el proceso que nos lleva hacia la mejora de este tipo de trabajo, porque  “reunirse en equipo es el principio, mantenerse en equipo es el progreso y trabajar en equipo asegura el éxito”. Henry Ford.


Perfil Ana Palazón