Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down
kantrium.com | E-Norway.ru | HELFI.ru | MySuomi.com

Banner principal

Para el día de la madre, permisos iguales por nacimiento para el padre

Si se quiere una sociedad más igualitaria y utilizar la inversión en educación que se hace de las mujeres, no se debe desaprovechar su potencial, porque mucho se habla de la pérdida de talento cuando los jóvenes se tienen que ir al extranjero a trabajar, pero ¿no es lo mismo en el caso de las mujeres que tras licenciarse o tener una carrera brillante, están condenadas a estar en sus casas, por ser mujer y en edad de procrear? ¿Eso no es pérdida de talento? ¿Dónde quedan las horas de estudio, máster, aprendizaje de idiomas, y experiencia? Esta sociedad no puede permitirse esta situación, ni tener una de las tasas más bajas de fecundidad, ni tampoco privar de dar a los hombres la oportunidad de poner en práctica su capital cuidador.

Todo está interconectado. No se tienen más hijos -además de tenerlos más tarde- porque actualmente, la falta de recursos, de incertidumbre con el empleo y vivienda, hace que la mujer lo perciba como un costo -que desgraciadamente es mayor para la madre por la falta de corresponsabilidad- que no puede asumir ni material ni personalmente, y esta situación de baja natalidad hace que le beneficie a ella, para poder seguir activa en el mercado de trabajo tan competitivo. Hay que recordar, que actualmente se exige plena flexibilidad y movilidad laboral, y se considera a los trabajadores y trabajadoras, como entes sin vida más allá del trabajo.

La igualdad real y efectiva pasa por la igualdad legal, y esto no podrá lograrse si tenemos permisos de paternidad y maternidad no equiparables. Ésta es la reivindicación que se viene haciendo desde la plataforma por permisos iguales e intransferibles por nacimiento y adopción -PPIINA- para aplicar paulatinamente, permisos parentales iguales e intransferibles, y retribuidos 100% para ambos progenitores, ya que esta medida funciona, porque se ha demostrado que un hombre se toma el permiso cuando es únicamente suyo y “si no lo toma lo pierde”.

El argumento de que esto es costoso, no tiene cabida, porque esta inversión, supondría por poner un ejemplo “20 veces menos que el gasto fiscal por tributación conjunta (o sea, las desgravaciones por esposa dependiente); o 6 veces menos que la deuda de los grandes equipos de Futbol con Hacienda”, sin contar los casos de corrupción y de despilfarro público. Es decir, es un gasto que es perfectamente asumible, barato y fácil de aplicar; bastaría solamente la creación de una norma y los efectos se verían inmediatamente. Tanto los niños como las niñas verían desde pequeños como sus padres y sus madres le cuidan por igual, interiorizando –al igual que la sociedad-que la labor de los cuidados no distingue de sexos. Además los empresarios y empresarias no tendrían tanto temor a los permisos de maternidad y por cuidado de hijos.

Pero también se disminuiría la discriminación que sufren las parejas del mismo sexo con hijos o hijas. Podrían gozar de los mismos derechos, compartiendo cuidados. Hace falta un cambio de mentalidad, que no se estigmatice a la persona que quiera disponer de estos permisos. Y da igual que la madre esté en paro o esté trabajando. Los cuidados se deben compartir, o ¿es que la madre que está en desempleo, no tiene derecho a formarse, a disponer de tiempo para buscar empleo, o cuidarse? Pero este cambio de visión de la realidad viene también ir emparejado del concepto de eficiencia. Hay numerosos estudios científicos, que postulan, que el indicador PIB no es el mejor para medir el bienestar social y desarrollo económico, ya que no recoge numerosos aspectos que son importantes para el desarrollo humano. Es un enfoque materialista y cuantitativo que no tiene en cuenta las mejoras en la calidad de vida, y el deterioro social y ambiental.

Para finalizar, muchos estudios aseguran, que las medidas encaminadas a lograr la plena igualdad de género, además de factibles, incrementan la eficiencia y son necesarias para una organización social sostenible.

Fuente consultada

http://www.igualeseintransferibles.org/