Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down
kantrium.com | E-Norway.ru | HELFI.ru | MySuomi.com

Banner principal

Una experiencia de búsqueda de empleo al otro lado del charco

Si hay algo que nos hace madurar y aprender en la vida son las experiencias, las posibilidades de poder tomar decisiones, errar, reconstruir estrategias mejores, y así hasta alcanzar nuestras metas. En este sentido, quisiera compartir con todos/as vosotros/as una aventura en la búsqueda de empleo desde Chile, al otro lado del charco, lugar donde se encuentra una amiga de mi infancia y que, precisamente, por motivos laborales se ha desplazado a aquel país. Su marido encontró empleo como profesor de Historia en una Universidad, materia entendida con bastante prestigio en Chile.

En principio, uno de los dos ya tenía empleo, ahora le tocaba a ella emprender esa búsqueda en un entorno no conocido, y de ahí mi interés por saber de tales hazañas. Pues bien, las "Olimpiadas" de búsqueda de empleo para mi amiga se inician con una pregunta “¿qué tipo de trabajos quería realizar?” (Objetivo Profesional), a lo que responde con dos opciones:

a) continuar con trabajos a los que había estado vinculada hasta el momento- consultorías de sistemas de información, o

b) abrir el abanico al sector de la enseñanza.

Valiente como ella sola opta por las dos (Posicionamiento en Mercado Laboral). La puesta en marcha comienza adaptando su CV a cada una de las vías analizadas y utilizando los contactos de su marido en la Universidad, que a través de emails hacen llegar una carta de presentación a cada departamento junto con la candidatura de mi amiga. Y cuál fue su sorpresa (y la mía) que todos los departamentos responden y, además, concertando una cita para conocerla en persona, surgiendo entrevistas que le iban orientando en qué empresas podría encajar mejor su perfil, incluso ellos/as mismos/as le hacían llegar su candidatura (¿un LinkedIn real?)(Red de Contactos). Tras varias entrevistas, entre ellas realiza una para una biblioteca universitaria y otra para una empresa de desarrollo web, hace una breve pausa para reflexionar sobre estas opciones de venta directa de una misma, ya que hacía doce años que no pasaba por una entrevista, y como me transmitió “no me salían las palabras, ni montaba las frases como me hubiera gustado…, en fin, no sabía venderme bien. Primera lección aprendida.”

De una de las entrevistas surgió el gancho para la empresa en la que podía encajar (me sigue pareciendo increíble que de una misma empresa te referencie a otra en la que crean que puedas encajar mejor) así que, antes de ir a la prueba buscó información por internet, periódicos, colegios profesionales, indagando con conocidos,…, todo un rastreo de información para preparar la batalla (Inteligencia Contextual y Procesamiento de Información). Hecho esto, optó por la visita improvisada (Autocandidatura), preparada para la ocasión y CV en mano, pero no pudo acceder a las oficinas, ya que el portero del edificio era el encargado de hacerle llegar su propuesta al mismísimo Responsable de RRHH de la empresa en cuestión (aquí pensaríamos “lo tira, lo tira”). Pues bien, esa misma tarde recibe una llamada para interesarse por ella y, sobre todo, por su historia “¿qué hace una española en Temuco (Chile)?”. Preparó concienzudamente el encuentro, puntos fuertes, puntos débiles,…, pero la sorpresa fue que la sometieron a tres pruebas, con una duración de quince minutos cada una, además de un cuestionario con preguntas sobre pretensiones salariales, proyección en la empresa, cuánto tiempo pensaba trabajar allí y por qué les había elegido a ellos/as. Y aquí me remito de nuevo a sus palabras “otra lección aprendida, nunca sabes con lo que te vas a encontrar, así que…¡nervios fuera!”

La entrevista fue muy bien, ante todo optó por la sinceridad, más sinceridad y finalmente con extra de sinceridad, hasta llegar a la pregunta de si conocía la empresa, mi amiga, valientemente osada respondió lo que había escuchado de ella, tanto lo bueno como lo malo (¿se lo podía haber callado, no? ¡Extra de sinceridad!), con lo que terminó de enganchar al interlocutor.

A día de hoy están negociando los términos de jornada (que allí son de 9 horas diarias), sueldo (menor que aquí para misma titulación y categoría) y conciliación familiar, éste es el mayor de los problemas, por falta de concienciación.

¡Fuerza enredados/as!


Perfil Elena Gómez