Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down
kantrium.com | E-Norway.ru | HELFI.ru | MySuomi.com

Banner principal

Cómo nos beneficia la Orientación Profesional

Hay multitud de definiciones para el termino Orientación Profesional, pero me voy a quedar con una de las que más me gusta, ya que es sencilla, clara y directa, es la de Super . Plantea por tanto, la Orientación Profesional como un “Proceso mediante el cual se ayuda a una persona a desarrollar y aceptar una imagen completa y adecuada de sí mismo, y de su papel en el mundo laboral, a poner a prueba este concepto frente a la realidad cotidiana y a convertirlo en una realidad para su satisfacción personal y para beneficio de la sociedad” (Super, 1951).

Es por tanto un proceso que se lleva a cabo cuando la persona tiene que realizar un cambio que implica tomar decisiones sobre aspectos profesionales en su vida. Cuando se da esta situación, el orientado se convierte en el sujeto activo del proceso, es decir, es el que solicita la ayuda y el que tiene que poner todo de su parte para conseguir completar el proceso, pues el orientador no nos va a decir cuál es la decisión correcta, sino que nos va A enseñar a buscar y crear las herramientas necesarias para enfrentarnos a cualquier cambio que se produzca, partiendo de nuestras características personales, nuestra situación personal y del entorno que nos rodea, de manera que lleguemos a ser capaces de gestionar este tipo de cambios de manera autónoma a lo largo de toda la vida.

El orientador hará que la persona reflexione sobre su futuro profesional, diseñando un plan de acción para lograr un proyecto prefijado. Y es que, en una situación de mercado como la actual, es aún más recomendable esta disciplina, ya que se basa en preparar a la persona para que esté lista para enfrentarse a un entorno laboral cambiante y exigente, siendo capaz de tomar sus propias decisiones, teniendo en cuenta la multitud de factores que marcan el contexto laboral.

Pero realmente, son muchos los que cuando estaban estudiando se dirigieron a su departamento de orientación y el orientador se limitó a pasarles un cuestionario y entregarles una hojita resumen con las principales carreras universitarias a las que podía optar, o los que acuden al servicio de empleo y el orientador únicamente se dedica darles las pautas para hacerle el currículum europeo. Bien, esto son acciones correctas que forman parte del proceso orientativo, pero aisladas y sin ser fundamentadas y personalizadas, no sirven de nada, pues se limitan simplemente a facilitar información, que es importante, pero no deja de quedarse en simplemente eso, pautas generales que, como la palabra propiamente dice, valen para tener una idea general. Pero una vez que tenemos la información, surge la cuestión principal ¿ahora qué?

Pues cuando iniciamos un proceso de orientación, no solo nos encontramos con una necesidad de obtener una opción académica o laboral, que en definitiva nos encamine hacia una salida profesional, sino que chocamos con aspectos como la autoestima, las expectativas de éxito o la motivación, que no pueden tratarse como elementos aislados o genéricos. Ya que no solo tratamos temas profesionales, sino que los aspectos personales intrínsecos a la persona, son la base del proceso, a partir de los cuales se comienza a trabajar para lograr construir ese itinerario personalizado. Por tanto, para conseguir que la persona sea capaz de completar su proceso hacia la toma de decisiones propia y consiente, el conocimiento de la persona en su mayor nivel (personalidad, inquietudes, talentos, motivaciones) es la base de cualquier proceso de orientación.

Los beneficios de la orientación profesional son innumerables, pero yo me quedo con el más importante para mí, que es: "ayudar a los demás a conocerse a sí mismos, para que sean capaces de usar sus recursos y de crear los que sean necesarios para tomar decisiones dirigidas a ser felices a través de su desarrollo personal y profesional".

Pues “Son tus decisiones y no tus condiciones lo que determina tu destino” Tony Robbins.


Perfil Ana Palazón