Portal de encuentro y conocimiento para profesionales y entidades del mundo de la formación y el eLearning, la orientación laboral y el emprendizaje Conoce eProform

Arrow up
Arrow down
kantrium.com | E-Norway.ru | HELFI.ru | MySuomi.com

Banner principal

Aprender por observación e imitación

El aprendizaje lo podemos definir de múltiples formas pero, a veces, lo más sencillo resulta lo más significativo. Así, aprender sería el placer que produce entender algo que antes no comprendíamos y, con ello, ser capaces de resolver un problema. Se trata de una capacidad que tenemos desde que nacemos y que, además, podemos desarrollar a lo largo de toda la vida –menuda herramienta entonces, ¿no?- Sería una auténtica pena no aprovechar este recurso para nuestra empleabilidad. En mi primer artículo: "Autoconocimiento, conflicto de superación", os dejé en las puertas del gimnasio mental para adquirir y potenciar habilidades para la ocupabilidad, ¡empecemos entonces!

Durante ese proceso de adquisición de nuevos conocimientos, la Observación e Imitación nos permiten aprender de modelos a seguir, no como clones, sino como pautas de conducta, sirva de ejemplo el artículo de Héctor Jerez, “Tu perfil profesional en las redes sociales: la importancia de la estrategia en un breve esquema”, donde nos establece puntos-eje, a modo de patrones adecuados y eficaces, para establecer nuestra presencia y mantenimiento en las redes sociales, salvaguardando siempre nuestra imagen más profesional. Por otra parte, Susana Busto, en su artículo “¿Estás buscando empleo y no lo encuentras? Prueba a pensar como un emprendedor”, nos ofrece una progresión en lo referente a “¿Quién soy/A dónde voy/Cómo voy a lograrlo?”. Y es en esta última cuestión donde estamos hoy.

Tras el autoconocimiento y establecimiento de nuestro objetivo profesional (léase Ana Palazón: "La importancia de visualizar nuestros objetivos"), nos toca ejercitarnos en el gimnasio para trabajar el “cómo lograrlo”. Imaginemos, pues, que estamos en nuestra clase energética de zumba mental y tenemos dos monitores (chico y chica) que nos muestran la coreografía, de modo que adquirir los movimientos rítmicos al compás de la música, rodead@sde otras personas con similares inquietudes por estar allí, te permita disfrutar, coordinar, compartir, mejorar contigo mismo/a y con los demás. Pues, sin duda alguna, las llamadas “neuronas espejo” (Giacomo Rizzolatti) desempeñan un papel fundamental en las áreas del comportamiento, desarrollando la empatía y ese aprendizaje por imitación tan necesarios para incrementar nuestra forma física y emocional en el terreno de la empleabilidad.

Es vital rodearse, para ello, de personas eficaces –como lo muestra Almudena Alcega en “El componente social en la búsqueda de empleo. Apoyo del grupo y estrategias que facilitan la eficacia del mismo”-, como esos monitores de zumba, aportándonos los hábitos necesarios para ser más productivos y potencialmente interesantes en el mercado laboral. Aplicar pautas que te permitan superarte, avanzar, como organizar tu día a día con acciones palpables y cuantificables, como hacerte preguntas: qué sé hacer mejor, me gustaría seguir haciéndolo, qué me ha interesado siempre y querría hacer, hay formación que me lo permita, ¿asociaciones en las que colaborar? (…) Márcate una hoja de ruta, ayudándote de modelos, que tú irás tiñendo con tu propio estilo. Pregunta, sal a la calle, lee, visualiza una y otra vez tu meta, busca eventos, jornadas, talleres que te permitan acercarte a tu objetivo y aprende en esos entornos: observando, imitando (nunca copiando), escuchando,…,adquiriendo una coreografía que irás perfeccionando hasta no necesitar a los/as monitores/as. Este recorrido implica, tal y como cuando vamos al gimnasio, perseverancia, motivación, gestión de errores, autoconfianza, seguridad, disfrute en los reintentos, todo un cúmulo de emociones necesarias para tu zumba mental, que te aportarán autonomía efectiva en terrenos donde se sitúa tu objetivo, a la vez que una interacción socialmente eficaz, poniendo ambos entornos a tu servicio, en pro de tu meta.

Francisco Alcaide nos recomienda “Aprendiendo de los mejores” que, sin duda, es uno de los mejores hábitos de aprendizaje, por observación-imitación, que encontraremos en la vida.

Os dejo con música para una clase de zumba y ¡nos vemos en la siguiente!

http://youtu.be/WLlQ3Vw3oq0

¡Confía en ti enredado/a!


Perfil Elena Gómez